Madrid, April 14, 2011    
Funds People, prominent Spanish magazine for investment professionals, published an article on Ambers&Co Capital and GAWA Microfinance Fund. Full article below and here.

Rentabilidad e impacto social: la nueva filantropía
Nuevo fondo de Ambers&Co: GAWA Microfinance Fund
20:07 | 14/04/2011 | POR Funds People

Capital Microfinanzas promueve el fondo de inversión GAWA Microfinance Fund I, destinado a financiar instituciones financieras que atienden a micro, pequeña y mediana empresa en Latinoamérica, Asia y África Subsahariana. Los consejeros delegados de la entidad, Agustín Vitórica y Luca Torre, explican como "el objetivo no es solamente lograr una rentabilidad atractiva para los inversores, sino proporcionar un sólido impacto social en comunidades con niveles de ingresos muy reducidos". El fondo, que ha contado con la colaboración de Treetops Capital y de Popular Banca Privada, ha alcanzado un primer cierre de 20 millones de euros y está basado en Luxemburgo.

Las microfinanzas son servicios financieros a pequeña escala, destinadas a personas de muy bajos ingresos pero que son económicamente activas y que además están excluidas del sector financiero tradicional. Los micro empresarios carecen de garantías y comprenden, entre otros, vendedores ambulantes, comerciantes, pescadores y agricultores. "Lo que no hay que olvidar es que el fondo trabaja sobre dos vías: la social y la económica, que es la que la hace viable y sostenible y que los inversores hayan confiado su dinero al fondo", explica Torre.

El mercado de las microfinanzas tiene un potencial enorme ya que más de 2.500 millones de personas en el mundo carecen de acceso a un crédito; servicio fundamental para las familias de bajos ingresos y que mejoraría considerablemente su bienestar. Por ello, el fondo ha empezado en Kumasi, Ghana, con una microfinanciera potente, de más de 40 sucursales distribuidas alrededor de la geografía. "Financiamos instituciones de microfinanzas, prestándolas o invirtiendo en su capital, con el objetivo de ayudar a expandir la inclusión financiera desde distintos tipos de vista no sólo de microcrédito sino también en instituciones que ofrecen ahorro y complementan sus créditos con microseguros", comenta Vitórica.

La estrategia del fondo es tener un enfoque flexible para invertir en la parte óptima de la estructura de capital de la institución, ya que el 70% de la inversión en deuda es hecha en deuda senior, subordinada y/o convertible (3,5 años de madurez), mientras que el 30% restante es en inversiones de capital. La inversión media suele ser de 1 a 5 millones de dólares y se asegura una rápida recuperación de la inversión ya que la deuda no se reinvierte y los cash flows netos pasan a los inversores. Lo explica Agustín Vitórica, quien fue director del 'family office' Dalbergia y director de desarrollo del Grupo Zeta, "Cuando el prestatario paga la deuda nosotros lo devolvemos al inversor. Queremos evitar que el producto no tenga liquidez".

El fondo GAWA se posiciona como un inversor estratégico que aspira a mejorar la actuación de instituciones en las que invierte, apoyando la gestión para crear instituciones escalables y bien gobernadas. Aparte de todo esto, el fondo hace una exhaustiva evaluación social, analizando y supervisando la inversión durante toda su duración y asegurando así el bajo riesgo de impago y la alta rentabilidad.

Durante la actual crisis, las microfinanzas han seguido funcionando mejor que los activos tradicionales ya que existe un mayor nivel de liquidez respecto a los bancos tradicionales -las instituciones de microfinanzas disfrutan de activos a corto plazo que son financiados por préstamos a largo plazo- y los préstamos que suelen dar este tipo de instituciones no se enfocan, como hacen los banco tradicionales, en consumo que son mucho mas vulnerables al ciclo económico.

El objetivo de rentabilidad del fondo "está entre un 8% y un 12%. No es un fondo para el que quiera multiplicar su fortuna, el que quiera eso que no invierta aquí. Es un fondo de preservación de capital, perfecto para inversores privado o 'family offices' ya que no tiene correlaciones con los otros tipos de activos, tiene un retorno social".

Los gestores acaban con un mensaje muy claro sobre este tipo de fondos sociales, "las inversiones que solamente tienen finalidad de lucro tienen deficiencias, y ha quedado bastante claro en las últimas crisis. Nosotros creemos firmemente en un movimiento a largo plazo, algo que llamamos 'la nueva filantropía'; una inversión que ofrece rentabilidad, a la vez que genera un impacto social, y que demuestra que cada vez más, hay inversores que pudiendo tener un retorno competitivo van a preferir ayudar a la base de la pirámide".